16 de abril de 2008

Pablo Neruda y Manuel Picón

A Pablo Neruda lo conocéis. A Manuel Picón lo conocí yo. Tuve ese privilegio cuando estudiaba Magisterio, hace más de... veinticinco años. Manuel Picón era un cantante, guitarrista y compositor uruguayo que, entre otros discos, publicó junto con su mujer, Olga Manzano, un maravilloso disco de poemas de Pablo Neruda: Los versos del Capitán. Un día apareció por clase, invitado por uno de mis profesores. Nos habló de la poesía, animándonos a hacer lo mismo cuando estuviéramos delante de nuestros futuros alumnos. Hoy, en clase de Lengua y, a última hora, en Expresión Plástica, hemos escuchado la voz de Pablo Neruda en clase. Una voz compuesta de dos voces, la de un hombre y una mujer, que nos han hablado de lo importante que era para el poeta la risa. Hace tiempo que escuchamos a Miguel Hernández decir "tu risa me hace libre, me pone alas"; hoy nos ha contado Pablo Neruda:

"Ríete de la noche,
del día, de la luna,
ríete de este torpe
muchacho que te quiere.
Niégame el pan, el aire,
la luz, la primavera,
pero tu risa nunca,
porque me moriría".

Hemos escrito el poema en lugar del dictado que venía en el libro, como en ocasiones anteriores, pulsando el botón de "pausa" en el Itunes, para tener tiempo suficiente de escribirlo todo. Luego, a última hora, mientras construían un farolillo de papel, con el infame pegamento de barra que ni-pega-ni-ná, algunos ya se han animado a cantarla.

A Manuel Picón volví a verlo, muchos años después, cuando trabajaba en Anaya. Vino, junto con otros cantautores, a ofrecer un miniconcierto. Y, por segunda vez, fue un privilegio escucharle. Poco tiempo después, leí en los periódicos que se había ido para siempre.

Supongo que os hacéis una idea de lo que me hubiera gustado que él hubiera estado en clase hoy. Veinticinco años después, "Tu risa", de Olga Manzano y Manuel Picón, queda escrita en unos pocos cuadernos, y escuchada por unos pocos alumnos.

4 comentarios:

Paco Bernal dijo...

La poesía y la música son refugios del alma. Una de las pocas cosas que siempre están ahí cuando la cosa se pone fea.
Tus alumnos te agradecerán algún día que les estés enseñando a apreciarlas.

Rodrigo dijo...

Preciosa entrada, desde la primera a la última palabra. Me sumo al comentario de Paco, también de la primera a la última palabra.

mjq dijo...

He estado oyendo la canción y mi hija se ha puesto a cantarla de memoria, ¡Enhorabuena! por hacer que se interese por la Poesía.

esther dijo...

Recuerdo a una persona que me canturreaba esa canción y, cuando terminaba, yo le canturreaba esa que decía: El no sabe cuánto tiempo hace que la conoció, recuerda que de pequeños iban al mismo colegio, también recuerda que entonces fué cuando se enamoró, y muñeca desde entonces la llamó... lalalalilili...(Cómo mola, mújol, esa me la aprendí gracias a tí en la bodega-güarida de tu casa en Aldea...¿será porque no parabas de ponerla, con esos puntos magníficos tuyos de insistencia?. Me invade un sentimentalismo que me "arrebuja")