22 de abril de 2008

Los dientes

Desde que empezó el curso, de vez en cuando a mis alumnos se les caen los dientes. Pensaréis que es algo lógico y natural, y claro que lo es. A otros, dentro de poco también nos pasará lo mismo, pero ya no será igual... no volverán a salir.

¿Sabíais que...?

El ratoncito Pérez es un personaje de leyenda muy popular entre los niños españoles e hispanoamericanos.

No en todas nuestras Comunidades Autónomas tiene el mismo nombre:
- En Cataluña, "l'Angelet" (el Angelito)
- En el País Vasco, "Mari teilatukoa" (Mari la del tejado)

El origen de la leyenda parece estar en un cuento, escrito por un jesuita, el Padre Luis Coloma (1851-1915), miembro de la Real Academia Española. Recibió el encargo de escribir un cuento al rey Alfonso XIII, para que no se preocupara por aquella pérdida.

A mí me encantaría poder dedicarme a eso. Me gustaría haber sido el Padre Luis Coloma y haber recibido tal encargo.

¡Por el Ratoncito Pérez! ¡Salud!


______________
Foto de Madrid, en la calle Arenal.

5 comentarios:

Rodros dijo...

Ay! Cuantas veces habré pasado por esa calle... y cuantas veces habré visto ese cartelillo.
Gracias por traerme Madrid, aunque sea "sólo" un trocito.

esther dijo...

Ay, ay ay,! Qué bonito y qué recuerdos! que esa plaquita me la enseñó mi padre y la historia también, a su manera, claro, con un aura de misterio impresionante. De hecho, el ratoncito Pérez, según él, era detective privado y por eso sabía siempre a qué casas de qué niñ@s tenía que ir cada noche. Algunas noches le ocurrían cosas increíbles...hasta vió un burro volando... y yo también...Gracias por este momentazo!!

mjq dijo...

Lo que más me gusta es la ilusión, con la que cogían y cogen los dientes mis hijos y se los ponen debajo de la almohada, y el trabajo que le cuesta a Perez encontrarlos por la noche, a oscuras, y dejarles un regalito.

Irreverens dijo...

Anda, no sabía yo lo del jesuita, ¿ves?
:)

Petons

cat-a dijo...

Que agusto me he quedado sin el diente ese. Molestaba un montón. A ver si me das las copias de El Correo de Cadalso para la biblioteca.

No se si habré pasado por esa calle...