13 de noviembre de 2007

La chatarra

El otro día por fin conseguí hablar con la madre de Diego. Él no quiere estudiar, no quiere hacer nada. No consigo que tome interés por ninguna asignatura, por ninguna actividad. Me dijo hace días que para trabajar no hace falta estudiar. Que tiene un primo que ya está trabajando, y que no estudiaba nunca. Ni siquiera le importa no entender su propia letra. Como os decía hace días, aún no he conseguido que participe en El Correo de Cadalso, pero alguno de estos días lo conseguiré.

Su madre, a quien comuniqué por escrito que necesitaba hablar con ella, vino por fin. No voy a reproducir el diálogo, porque no quiero aburrir. Quise que estuviera él también, porque las cosas de las que íbamos a hablar eran también de su interés. Y estaba también Juanjo, el profesor de Matemáticas.

Sólo reproduciré esto:

Me dijo el otro día que no quiere estudiar. Que quiere ser chatarrero, y que para eso no hace falta ir al colegio.

Su madre:
"¿Ah sí? ¿Eso dijiste al profesor? ¿Y quién te ha dicho que para la chatarra no hace falta estudiar, eh? ¿Es que te crees que si no sabes de kilos no te van a engañar, eh? ¡Responde!

Juanjo (el de Matemáticas):
Si no es sólo eso. El caso es que a mí en Matemáticas algunas veces trabaja, pero...

(Yo, ya desesperado, sin saber qué decir ni qué hacer, sin argumentos, pero siendo consciente de que el momento era muy importante, me acuerdo de lo que hemos hecho en Conocimiento del Medio por la mañana, y le pregunto...)

Diego, ¿tú sabes por qué la chatarra se oxida?

Diego (mirando hacia abajo, no con esa mirada desafiante que me pone siempre en clase):
"¡Y yo qué sé! No sé.... por el viento, y eso".

¿LO VES? No lo sabes. No sabes lo que pasa con el hierro cuando está al aire libre.

La madre (mirando al niño, y bastante enfadada):
¡Será posible! ¿No te da vergüenza? Anda, vámos pa casa.



_____________________________________
Recuerdo que sólo los nombres son ficticios. Se me ha ocurrido una cosa (sigo pensando que al final de curso haré un libro con todo esto. Aunque me cueste a mí la pasta). Como sois muy pocos lectores, quiero mencionaros. Al menos así agradezo vuestros comentarios en El Correo de Cadalso.

Gracias a: Ache, Esther, Clandestino, Mariano, Mexileña, Anadja, Viguetana, La interrogación, Maite, Rodros, Alba, Chafardera, Chedor, Fumarel, Aprendiz, n4kro, Envidio con roquefort, A la mar fui a a por naranjas, Zurdo de incógnito...
(Bufff, ya os pondré los links, que no me funciona el editor html).

Y también a Anónimo. Escribo por ti.

4 comentarios:

Clandestino dijo...

Ese libro será mucho más que una simple recopilación de anécdotas.

Chedor dijo...

¡Ánimo, Ángel! Ya verás qué libro más chulo te va a salir...

esther dijo...

"No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos..."(¿Qué habrá dentro de Diego...?).Gracias en lo que me toca por el agradecimiento. Voto por que publiques ese libro. Tal vez podemos proponerlo en la SGAE (lo digo en serio). Ya hablaremos.

Mariano Zurdo dijo...

¿Pero el libro tendrá portada o cubierta?

¿Estará maquetado en word?

Eso da lo mismo. El contenido será genial. Estoy convencido.
Besitos/azos.