26 de noviembre de 2007

Es una pena

(Es lunes, comienzo a leer en El País un artículo sobre el acoso a menores en internet y me da tanto asco que no sigo leyendo.)

Es una pena la opinión que muchos padres tienen acerca de internet. No digo que sea una opinión equivocada, sólo digo que es una pena. Entiendo perfectamente el temor que puedan tener de que su hija o su hijo se vea metido dentro de una conversación con una persona -por llamarle de alguna manera- que dice tener la misma edad que su hija, y que resulta ser peor que un animal. Yo también tengo hijos, aunque son ya mayores y saben defenderse solos. Cuando hablé hace días en clase sobre el anonimato, porque alguien llamado "Anónimo" nos felicitó en El Correo de Cadalso, expliqué en clase qué era eso. Y les dije que quizá nunca sabríamos quién era esa persona que tan amablemente nos animaba a continuar nuestro trabajo en internet. Al poner en marcha nuestra iniciativa, dudé si limitar los comentarios, o directamente evitarlos. Hasta ahora, hemos tenido suerte, pero sé que eso no significa que algún día, alguno de mis alumnos pueda toparse con uno de estos salvajes.

Aún así, no podemos dejar pasar esta oportunidad. No podemos. Debemos seguir usando internet, debemos seguir tratando de sacar partido al mayor fenómeno de comunicación social que tiene el ser humano desde la invención de la imprenta. Y nada ni nadie nos lo va a prohibir. La gente mala lo seguirá usando. Y la gente buena también.

El maestro de La lengua de las mariposas decía que si conseguían que una generación creciera libre en España, ya nadie les podría quitar la libertad. Ojalá consigamos otra generación que sea capaz de seguir creciendo en internet. Porque si no lo conseguimos, alguien se encargará de marcar las reglas.

5 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Hoy he recibido un correo de un amigo del cole del que no sabía nada hace por lo menos 20 años. De casualidad cayó en blog, y leyó una entrada en la que hablaba de mi primer año en el cole, a los tiernos 6.
Esto no nos lo deberíamos perder.
Ellos tienen que vivir con esta poderosa herramienta de comunicación.
Besitos/azos.

Clandestino dijo...

La vida está llena de peligros, de cosas que se pueden utilizar bien y mal, y debemos aprender a convivir con ellas.

sin embargo, e incluso a estas horas de la madrugada, soy capaz de decir que el peligro en Internet digamos que está más alcance de cualquiera, y eso acojona.

yo también leí esa noticia y me dio miedo claro que sí. Pero en lugar de prohibir cosas deberíamos esforzarnos en hacer de este un mundo mejor.

Qué bonito me ha quedao coño.

Clandestino dijo...

"de este mundo un mundo mejor", que a veces no sé qué le pasa a mis manos pero se comen las palabras que mi cerebro les ordena que escriban.

Anónimo dijo...

Internet es como la vida misma, está llena y peligros y también de cosas buenas. Pero a los niños hay que educarlos y no dejarlos solos ante la vida y ante el peligro. Primero hay que conducirlos de la mano y luego soltarlos poco a poco para que vayan aprendiendo, ante la mirada atenta del educador. Por ejemplo: si a un niño no le enseñas cómo debe cruzar una calle, pongamos de Madrid, a la primera que se ponga él solo a cruzar se lo lleva un coche por delante. Pues Internet es igual. Hay que enseñarles lo que se debe y lo que no se debe hacer, y estar mucho con ellos al principio.

La interrogación dijo...

Yo también leí la noticia. Además tuve estómago para leerme los diálogos transcritos. Al terminar casi vomito.
Además, tengo una hija de 18 meses y me dije a mi misma, en casa no entra una cámara ni de coña!
Claro que soy de las que utiliza internet y veo sus inmensas posibilidades así que no me queda otra que educar a mi hija para que sepa discernir y no dejarse enredar por seres tan asquerosos.
O por lo menos, con la confianza suficiente para consultarme.

Un saludo