28 de noviembre de 2007

Admiróse un portugués

Bueno, se ha dado bien. El autocar ha llegado un poco tarde -hace mucho frío en el pueblo por las mañanas-, pero al final hemos llegado a tiempo. La sala de teatro San Pol, a quienes quiero felicitar desde aquí por su magnífico trabajo, estaba llena. Llena de niños de diferentes colegios, llena de niños de diferentes orígenes. Nos han colocado en dos grupos, y a mí me ha tocado sentarme con un grupo de niñas, algunas de mi clase, otras de 5ºA. El resto de mi colegio han subido al anfiteatro.

Antes de que apagaran las luces, mis alumnas han notado que todos los niños de delante iban vestidos igual: con el uniforme del colegio. Una de las maestras se ha dirigido a un grupo de ellos, pidiéndoles que se quitaran los abrigos, y que estuvieran en silencio. Hasta ahí todo normal; solo que lo ha hecho en un perfecto francés. No en el francés que aprendimos en el colegio, sino en ese francés que únicamente se aprende en esos colegios. O en Francia.

Y me acordado de una de mis poesías favoritas (la escribiré mañana en la pizarra):

Admiróse un portugués
de ver que en su tierna infancia
todos los niños en Francia
supiesen hablar francés.
«Arte diabólica es»,
dijo, torciendo el mostacho,
«que para hablar en gabacho
un fidalgo en Portugal
llega a viejo y lo habla mal;
y aquí lo parla un muchacho».

Nicolás Fernández de Moratín


Una de mis alumnas, con la boca abierta, y hablando bajito para que no la oyeran:
"Profe, ¿has visto? Hablan en inglés. Son ingleses."

(Yo, también en voz baja)
No, es francés. Debe ser un colegio francés.

Mi alumna:
"Pero... ¿de Francia?"

No, de Madrid. Hay colegios bilingües en Madrid. Aprenden Lengua, Cono y todo lo demás en francés.

Se han apagado las luces, y ha comenzado la obra. Mis alumnas se han portado bien. Han prestado toda su atención, y se han mantenido en silencio. Y, debo decirlo, los niños bilingües no.

9 comentarios:

Clandestino dijo...

Y la obra qué tal?
Qué obra era?
Me gusta la sala San Pol.
Y el francés ni te cuento.

Clandestino dijo...

Por cierto, qué interesante es tu amigo crescenet eh. Que digo yo, que no tiene nada que ver con un producto para que te crezca el pelo, no? Por aquello de crescenet, que no sé, es que me suena a crecepelo.

Rodros dijo...

Hablan más porque tienen dos lenguas :)

Anónimo dijo...

era la obra del jorobado de notre dame, clandestino. Me llamo alba y soy una alumna de mujol, si visitais el correo de cadalso vereis mi foto. A mi me parecio una obra muy bonita. Pero como dice angel, los niños bilingües se portaron fatal...

Anónimo dijo...

Hola familia. Ya estoy por aquí de nuevo. Besos.

esther dijo...

ese anónimo soy yo

Clandestino dijo...

gracias Alba. Te conozco.

Clandestino dijo...

Quiero decir, que te conozco porque te leo en el periódico.

Argentina en el exterior dijo...

Se nota que eres un maestro creativo y dedicado. Lo del admirado portugués lo recitaba el papá de mi mejor amiga de la infancia, lo mismo que versos de Bécquer y Espronceda. Era un señor más viejo que mi papá pero no tanto como mi abuelo.
Este último nos recitaba fábulas y versos de Vital Aza.