19 de junio de 2008

Fin

Esta mañana he entrado en clase, he escrito en la pizarra la fecha de hoy (intentando hacer las eles más ortodoxas), y debajo he puesto "¡Último día de clase!". Tengo una sensación extraña, hace tanto tiempo que dejé de ser maestro que ni me acuerdo. Y hoy, un día cualquiera en la oficina durante más de veinte años, es para mí y para mis alumnos el último día del curso. Afortunadamente (para mí, no sé si también para ellos), la ley establece que seguiré siendo su tutor el curso que viene, el último año de la Educación Primaria. Me alegro de que sean ellos, porque son los mejores. Hay algunos que son mejores que otros, pero todos, en conjunto, junto conmigo, somos los de 5ºB, la mejor clase del mundo (del mundo de 5ºB). Sólo espero que el año que viene pueda corregir todos los errores que he cometido este año, debido principalmente a la falta de experiencia, y que los de 6ºB sigamos sintiéndonos importantes. Al fin y al cabo, y dado que el edificio de Secundaria está separado, seremos los más mayores del cole. Ojalá también los más responsables.

Como ya es costumbre, hemos dado un par de horas de clase, y luego hemos jugado al fútbol hasta la hora de la entrega de notas. Una vez más, las madres esperando en la puerta, y yo dentro de clase, haciéndolas pasar una a una, al estilo ambulatorio. Me hubiera gustado tener más tiempo para hablar con ellas, y quizá debería haber organizado primero una reunión general, para luego pasar a las entrevistas individuales. Esas y otras muchas cosas son las que deberé corregir el año que viene.

En cuanto a este diario, quiero decir varias cosas. En primer lugar, y aunque no era esa mi intención, contaros aquí lo que me ha ido sucediendo en clase ha supuesto para mí un ejercicio de autoanálisis muy importante. Ya os he comentado en alguna ocasión que mi propósito, ya que volvía a la docencia, era intentar escribir algo que fuera útil para futuros maestros; algo que estuviera basado en la realidad del aula del curso 2007-08, y no en la teoría de adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas. Como era de esperar, he tenido muchas más dificultades de las que me he atrevido a contar aquí, pero un diario de un maestro de pueblo no puede pretender ser otra cosa. Los conflictos familiares, la falta de cariño y atención en algunos casos, la impotencia, el desánimo, son cosas que los futuros maestros deben ver y sentir por sí mismos. Por otra parte, no tengo la experiencia ni los conocimientos para dar consejos a nadie, y mucho menos en materia educativa.

Pero hay algo que sí me atrevo a recomendar, porque me ha funcionado a mí, y también a mis alumnos: escribiros. Dirigirme a vosotros como si os conociera a todos, como si internet (al menos el internet hispanohablante) fuera un grupo de gente leyendo sin parar todo lo que escribo: justo lo contrario de lo que se siente al escribir el primer post: ¿lo leerá alguien?. En el fondo, contar cada tarde lo que me ha pasado en clase ha sido contármelo a mí. Por eso os agradezco a todos, con mucho cariño, haberme leído. Y... sí, sólo hay una cosa mejor que leer: ¡escribir!.

Un abrazo, de los grandes.

17 comentarios:

Chedor dijo...

Querido compañero: leer tu blog a diario ha sido una de mis aficiones favoritas, casi podría decir que una adicción. Algunos días hemos podido charlar un buen rato, en cambio otros casi ni nos hemos visto, así es esta profesión. Pero no ha habido ni un sólo día que no haya curioseado en tu blog para leer tus reflexiones de maestro de escuela. Nos has hecho pasar buenos ratos a todos tus lectores, y quieras que no, siempre se aprende y mucho de la experiencia ajena (siempre que nos la cuenten, como tú, por supuesto). Deberías ir pensando en buscar un editor, ya sabes para qué. Quiero ser de los primeros a los que les firmes ese magnífico libro que quedará.
Un abrazo.

esther dijo...

Gracias a tí, por estos regalos, por compartir tanto y, sobre todo, por existir. Espero esa vuelta tuya en la que digas: "...Como decíamos ayer...". Un inmenso abrazo, otro a chafardera. Y que nos veamos pronto, ojalá que en el mar menor...

Irreverens dijo...

Ostras, claro, se acabó... hasta septiembre. ¿Y lo lejos que me parece a mí ahora que queda septiembre...?
:)

Bueno, pues a disfrutar de estos meses que tienes por delante, que ya sé que no son todos de vacaciones ni mucho menos.

Y gracias a ti por contarnos tus experiencias. Nosotros también hemos aprendido. Ya lo creo.

Todo un placer, pues.

A cuidarse.
Besos

Rodros dijo...

Coincido con Chedor en que leerte estos meses ha sido un placer, aunque también lo era antes de que volvieras a tus raíces docentes.
Gracias por los buenos ratos y gracias por presentarnos a los corresponsales de eCdC. Mucho ánimo, recarga fuerzas este verano y no te olvides de dejar unas líneas por aquí de vez en cuando.

Marona dijo...

Bueno, pues felices y merecidas vacaciones ;). Tienes razón que las cosas que se escriben en el blog, además de para los demás, te las escribes sobretodo a ti mismo. Yo también tengo esa sensación.
Por cierto, muchas gracias por el link a la web de Roald Dahl. Me va a ser muy útil para mejorar mis habilidades como escritora ;)
Un beso.

la lectora silenciosa dijo...

Pues felices vacaciones, me ha encantado leer tu blog tan lleno de entusiasmo y humanidad durante estos meses. Echaré de menos las anécdotas de los chavales este verano, ya les he cogido cariño. Y aprovecho para darte las gracias porque tus historias me han trasladado en muchas ocasiones a cuando yo estaba en 5ºB (entonces de EGB).
¡Feliz verano!

mjq dijo...

Espero que el curso que viene, podamos volver a tu página, y enterarnos de cosas que no nos cuentan los niños; ademas es una manera de conocer mejor al profesor y comprender el porqué van tan contentos al cole y, con tanta ilusión(ojalá a mi hijo pequeño le pasase lo mismo).
¡Buen Verano! y Gracias

mjq dijo...

La fiesta de esta mañana: ¡Genial!

cat-a dijo...

Eso espero, que sigas con nosotros y que sigas escribiendo, porque es encender Internet y poner: pesoles.blogspot.com en la brra de busqueda, ¡¡FELIZ VERANOOOOOO!!

Mariano Zurdo dijo...

De todos se aprende; lo cual quiere decir que casi todos tenemos la capacidad de enseñar cosas a los demás. En tu caso, tienes la capacidad y la potencia.
El año que viene lo harás mejor, sin duda, pero este año algo me dice que te has salido compañero.
Te seguiremos apoyando.
Un abrazo zurdo y, claro, enorme.

Anónimo dijo...

Es dificil es este tiempo ser un buen profesor pero creo que el menos intentarlo como lo has echo es un ánimo a los padres de que la educación de tus hijos está en buenas manos, me alegro de tener el placer de volverte a ver al curso siguiente, disfruta de tus vacas como los enamos..

geminisdespechada dijo...

jooo no vas a escribir más hasta septiembre? te echaré de menos, y también a los niños, que ya les he cogido cariño.. :(

felices vacaciones!

Rfa. dijo...

Llego un año tarde. La última vez que estuve aquí eras un tipo que escribía sobre informática, y ahora eres un maestro de pueblo que acaba de dar vacaciones. ¡Qué estimulante! Pienso leer un montón de posts antiguos porque me encantan los blogs que funcionan a modo de verdaderos diarios.
Respecto a lo que cuentas en éste, sólo dos comentarios. El primero es que, por mucho que nos apetezca dar vacaciones cuando nos hacemos mayores, la sensación nunca es la misma que cuando estás en el cole. ¿Por qué? No sé, quizás porque todo el mundo se va al mismo tiempo, o porque sabes que en verano te vas a enamorar, o porque vas a echar un último partido contra tu profe y (ésta vez sí) piensas ganarle.
El segundo comentario es mucho más personal. Desde segundo de EGB yo siempre estuve en el grupo B de mi cole. 2ºB, 3ºB, 4ºB, 5ªB, 6ªB, 7ºB y 8ªB. Parece una tontería, pero al final acabas haciendo de la B toda una actitud, una especie de identificación irracional que te puede durar años. De hecho, cuando he visto que tú también estás en el equipo de los B te he sentido un pelín más compadre. ¡Y ha pasado una eternidad desde que di vacaciones!

Cat-A dijo...

Jo, profe, te hecho de menos. Vas a ir a la EXPO? Yo ya he ido, estaba bien, pero luego fuimos al MONASTERIO DE PIEDRA, y me gustó mucho más el Monasterio que la Expo, hasta pillé a una trucha saltando con la cámara! Ya te enviaré fotos, CHAO

Rodros dijo...

Por cierto, ahora que caigo, que eles ortodoxas tienes que escribir en 19 de junio de 2008?
Es todo caso tendrías que escribir una ele si pusieras: diecinueve de junio de dos mil ocho, pero eles?

geminisdespechada dijo...

jodó rod, has estado pensándolo mes y medio? XDDD

Cat-A dijo...

Andá Rodros es verdad no me había dado cuenta, pero yo creo que se refería a las elesde la frase:

¡ÚLTIMO DÍA DE CLASE!

Que es lo que escribió el la pizarra... Mmmm...

XD