16 de junio de 2008

El último lunes

Parece mentira, pero hoy ha sido el último lunes del curso. Después de pensarlo mucho, he decidido por fin el libro que leerán -mejor, el libro que les he pedido que lean- durante las vacaciones. Se trata de "El gran gigante bonachón", de mi escritor favorito, Roald Dahl. Lo leí hace años -ahora lo estoy leyendo de nuevo en inglés-, y me parece una de las mejores obras que se han escrito para niños. Como tenía una edición muy vieja, y lo vi en una estantería de una preciosa librería de Madrid que abrió sus puertas el viernes, me lo compré otra vez. Espero que mis alumnos disfruten, porque a mí me parece sencillamente genial. Se trata de un escritor que tiene una capacidad poco común: sabe colocarse perfectamente para describir el universo desde la perspectiva de un niño. Cuando, en sus múltiples entrevistas en radio y televisión -era un auténtico experto en chocolatinas- alguien le preguntó cómo se hacía eso de escribir, él contestó lo siguiente: (traduzco de su página web)

"Escribir es como dar un larguísimo paseo a través de valles, montañas y cosas; y así obtienes una vista preliminar de lo que ves y lo escribes. Entonces sigues caminando un poco más lejos, quizá hacia la cima de una colina, y desde allí observas algo más, y así sigues escribiendo sobre lo que ves, día tras día, contemplando diferentes vistas del mismo paisaje. La montaña más alta del paseo es obviamente el final del libro, porque debe ser la mejor vista de todas, cuando todo se une y puedes mirar atrás y contemplar cómo todo lo que has visto antes encaja. Pero es un proceso muy, muy, muy largo."

Es una lástima que su web esté únicamente en inglés, porque merece la pena detenerse un poquito y conocer más cosas sobre este maravilloso escritor.

Ojalá mis alumnos piensen, después de leerlo, lo mismo que yo, porque no conozco una forma mejor de animar a la lectura. (Los padres y las madres también lo pueden leer, y animar a sus hijos...)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ojalá ellos lo puedan leer dentro de poco también en inglés!

Irreverens dijo...

Te diría que me lo apunto para leérmelo también este verano... pero es que mi lista de libros pendientes es taaaaaan larga, que mejor no te lo digo.

Feliz último lunes.

esther dijo...

Completamente de acuerdo. Es de mis escritores favoritos. Has hecho una gran elección. Yo siempre, esté leyendo lo que esté leyendo, tengo a Roald Dahl conmigo, muy cerquita. Reparto los libros suyos que tengo por la casa, si, si, en serio, porque así están al alcance de mi mano en cualquier punto, a cualquier hora y durante cualquier estado de ánimo. Y es impresionante que, en momentos bajos, abrir un libro suyo me hace ver los atolladeros incluso convertidos en...c h o c o l a t e...

Mariano Zurdo dijo...

Los libros en sí no animan a la lectura a esas edades y en estos tiempos, pero profes como tú sí que lo hacéis.
Esos niños harían bien en hacerte caso, aunque sólo fuera un poquito.
No sé si os di las gracias a ti y a Chafardera, pero erais imprescindibles en ese día y en ese momento para nosotros tres.
Besitos/azos.

Estilografic.blog dijo...

Me apunto la recomendación para mí y para mis hijas. Veo además que La Clandestina también recomienda Charlie y la fábrica de chcolate.

No tuve ocasión de saludarte el sábado, con tanto jaleo, aunque sí sé que coincidimos. Espero poder hacerlo en otra ocasión.

geminisdespechada dijo...

al final no te lo dije ayer, Roald Dahl es de mis escritores favoritos de siempre, tanto de niña con cosas de niños como ahora con cosas de 'mayores', a ver si obligo a irre a leerse uno que le recomendé, jajaja. Besos!