9 de junio de 2008

A veces ocurre

Hace pocos años, un pequeño grupo de gente coincidió en una lamentable oficina. Situada en el sótano de un bonito edificio del centro de Madrid, apenas veíamos la luz durante todo el día. Lo llamábamos "el zulo". El nombre no sólo venía dado por su oscura ubicación, sino, principalmente, porque la actividad que cada uno de nosotros llevábamos a cabo allí poco o nada tenía que ver con una editorial; y a todos en aquel grupo nos gustaban mucho los libros. Como nuestro descontento crecía cada día, decidimos juntarnos para charlar al salir, y así soñar colectivamente que el mundo era distinto, que nuestro trabajo era distinto. Para nosotros, era como jugar a estar en el Café Gijón -no estábamos muy lejos-, y poco a poco fuimos reconociendo que sí, que escribíamos, pero que, excepto uno de ellos, los demás no habíamos publicado nada, y seguíamos soñando con hacerlo. Soñábamos con salir del zulo, y poder dedicar nuestros esfuerzos a una actividad que nos llenara, un trabajo en el que pudiéramos poner pasión y entusiasmo. Y cuando, bien por las cervezas, o por la falta de argumentos, llegábamos a un túnel sin salida en la conversación, decíamos "volver al principio es la mejor forma de terminar".

Aunque os parezca raro, el grupo del que hablo está formado por diseñadores, escritores, expertos en el negocio de distribución y marketing... incluso hay uno que es experto en poner títulos a las obras. Y, mucho más raro todavía, están a punto de ver cumplido su sueño. Han creado una librería que es una editorial que es una librería. Han vuelto al principio, porque es la mejor forma de empezar.

En los tiempos en los que vivimos, que pasen cosas así resulta emocionante. Mis mejores deseos para el Zurdo, Mexileña y Clandestino. Muchos lectores, muchos libros, mucha felicidad. ¡Salud!

12 comentarios:

mjq dijo...

¡Mucha suerte para La Clandestina!

Irreverens dijo...

¡jejeje, bravo, Mújol!
:D

¿Nos vemos el sábado?

Paco Bernal dijo...

Ay, cuánta gente lucha por salir del zulo...(este que firma, por ejemplo). Es una buena noticia que alguien lo consiga.

Rodros dijo...

Cuando estuve por Madrid pasé por la librería. Aunque la dirección aún era secreta pude reconocer la calle gracias a los vídeos de Clandestino y a mis paseos de antaño y no me fue difícil dar con la puerta. El 14 no podré estar, pero sí estaré.

Saludos

Mújol dijo...

Por supuesto que allí nos veremos, Irre.

Irreverens dijo...

Genial.

cat-a dijo...

:)

Estilografic.blog dijo...

Que viva la Clandestina, sí.

mexileña dijo...

Mújol, nos vemos el sábado eh???? Tengo ganas de verte tío...

Clandestino dijo...

La Clandestina es un poco tuya, claro que sí. Y Editores Policarbonados también.

Tenemos ganas de verte abuelo.

Mariano Zurdo dijo...

Tengo claro que sin ti esto no hubiera sido posible. De nuestras primeras "reuniones de trabajo" nació el impulso para hacer algo. Y ese algo se inaugura el sábado, y tenemos muchísimas ganas de compartirlo contigo.
Besitos/azos.

esther dijo...

Magnífico paso desde el zulo a la librería que es una editorial que es una librería. He entrado a verlo, pero aún tengo que leerlo todo. Sin embargo, como se que os reunís mañana, no quería quedarme sin deciros que me encanta la gente que sueña un sueño que termina siendo real, fuera y dentro del sueño. Que lo paséis bien mañana, que brindéis con muchas ganas, que todo marche como, seguro, merecéis y...que yo lo vea en algún momento, claro. Mientras tanto, brindaré por vosotr@s desde aquí. Intentaré poner algún granito de arena en La Clandestina, si se me permite... Abrazos.