4 de septiembre de 2008

Durante el verano...

He estado pensando que debería seguir con el blog en cuanto se ponga en marcha el curso. En cuanto vuelvan los niños. Al fin y al cabo, no dije que terminaba el blog. Sólo me despedía... hasta hoy.

Y este verano he tenido, después de casi veinte años con un escaso mes, ¡dos meses enteros de vacaciones!. Pero no voy a contar aquí lo que he hecho: han sido muchas cosas. Una de ellas, -la que más me gusta, y la más barata- (mmm quizá me gusta por eso) es navegar por internet. Y eso es lo que he estado haciendo. Sí, podía haberme dedicado, por ejemplo, a darle un toque de diseño al blog (recuerdo con cierta melancolía cuando aprendí los primeros tags de html hace... años). Ahora es mucho más fácil (no podía ser de otra manera, diseñar directamente en html era como pintar con los pies). Pero, como veis, ni lo he tocado. Lo que sí he hecho es afinar más mi página de inicio (yo, con IGoogle, pero no pongo el link, cada uno que elija). Y sigo alucinando con las posibilidades de internet. Y mi emoción -porque me resulta de verdad emocionante- no ha cambiado desde la primera vez que lo vi. Trabajaba en Anaya, una editorial educativa. En cuanto comprendí cómo funcionaba, pensé en términos educativos. Pensé en algo gratis que serviría para algo también gratis, o que debería serlo en todo el mundo: la educación. Y me dediqué a ello durante 15 años. Y pensé en nuestro idioma, en nuestra lengua, y en la cantidad de gente que hablamos español en el mundo. Y en la cantidad de niños que hay en el mundo, que deberían tener acceso gratuito. Como a la educación.

Pero todo aquello que yo soñaba cuando diseñé La Aventura Educativa (lo siento, la web murió por no ser gratuita), ya está hecho. No tiene ese maravilloso diseño de interfaz (la página de inicio era una isla, dibujada por Pablo Espada), ni está localizada en una sola web. Es mucho mejor. Y es gratis. Algunos lo llaman Web 2.0, o Web Social, algún nombre tiene que tener, para distinguirlo de las otras webs, las "no sociales".

Así que, básicamente, lo que he estado haciendo es conocer lo que hacen otras personas. Lo que yo he conseguido aportar a internet, desde aquella primera vez (con Netscape) hasta el momento en que os escribo esto no es comparable con lo que internet me ha ofrecido, y me ofrece. En eso consiste la emoción, en pensar que, en el fondo, los seres humanos somos maravillosos. Personas que escriben, que recopilan, que opinan, que ofrecen, que organizan, que informan, que facilitan, que programan (¡programan!), que aconsejan, que avisan, que muestran, que escuchan, que leen, que hablan, que graban... y que lo hacen gratis. O lo hacen con la fútil intención de ganar dinero en el futuro (o ganar poder, que es lo mismo). O quizá sólo reconocimiento. En cualquier caso, gratis. Me reservaré este año alguna entrada sobre el canon digital, porque sigue siendo un tema sin resolverse (aunque ya sabéis que yo de lo que hablo aquí es de mi clase). Pero, gracias a Dios (o a Steve Jobs, Steve Wozniak, Bill Atkinson, Tim Berners-Lee y a todos vosotros), internet sigue siendo lo que yo había soñado. No me considero tan inocente como para no pensar en el peligro que corre (que ya no es sólo Microsoft...), pero haber "conocido" a tanta gente este verano me ha sentado muy bien. Gente de todas las nacionalidades (principalmente en español, pero también en inglés) con páginas increíbles.

- "Tengo videos didácticos para explicar a los niños el cambio climático".
- "Y yo colecciono citas célebres".
- "Pues yo noticias que los internautas -es decir, nosotros- consideran interesantes".
- "Yo fotos".
- "Yo soy físico".
- "Yo astrónomo".
- "Pues a mí me gusta el cómic".
- "A mí también"
- "Yo vivo en Ecuador, y el otro día estuvo aquí Calamaro".
- "Pues a mí me gusta Luis Aguilé"
- "Yo no he estudiado, pero el otro día edité un artículo de cómo alicatar en la wikipedia".
- "Yo es que soy muy raro, no creo que nadie sea como yo".
- "Pues yo tengo una colección de chistes quetecagas".
- "Me he pasado mucho tiempo haciendo esto, y me hace mucha ilusión que lo uséis"
- "Soy bueno, ¿eh? ¿A que os gusta este programita? Pronto seré famoso".
- "Yo os escribo porque me pagan. Pero al menos a vosotros os sale gratis."
- "Yo estaba con unos amigos, y se nos ocurrió hacer esto. Nos divierte hacerlo. ¡Y además así conocemos gente que también les mola!"
- "A mí me gusta escribir."
- "Sí, a mí también. Pero, ¿sobre qué?
- "Bueno, sobre las cosas que pasan, y que no caben en los telediarios."
- "Claro, para eso debes estar informado."
- "Pero como es mi trabajo, luego en casa me siento y escribo".
- "Pues yo, si quieres que te diga la verdad, más de la mitad de las veces escribo en la oficina. Tengo muchos tiempos muertos".

En definitiva, personas como tú y como yo. Personas a las que les gusta compartir, descubrir y disfrutar.

Gracias, internet.

7 comentarios:

Irreverens dijo...

Pues sí, yo también tengo mucho que agradecer a internet.
A mí me fascina sobre todo el hecho de entablar relaciones con personas tan distintas, en apariencia, de nosotros.

Y me alegro de ver que ya pronto empezamos el curso contigo.
:)

Besos

Mariano Zurdo dijo...

Yo sigo sorprendiéndome casi a diario de la potencia de internet, y eso que no me produce tanta curiosidad como a ti ni sé apenas nada de ello.
Me alegro de tu vuelta.
Besitos/azos.

Rodros dijo...

Estaba en la conferencia de Valencia y el presidente de este año, un francés muy majo llamado Lincot, hizo un alegato en favor de la energía solar y presentó un manifiesto. A continuación dio una dirección web en la que se podía uno unir. Allí mismo saqué mi iPod, me conecté a la WiFi, me metí en la página y añadí mi nombre. A continuación abrí la aplicación de correo electrónico y le escribí un meil felicitándolo por su discurso y su iniciativa. Internet mola :)

Bienvenido

geminisdespechada dijo...

Qué alegría tenerte de vuelta!!

Mi madre nunca entendió que todos los trabajos que he tenido en Madrid, los pisos de alquiler, y muchos de los novios y amigos, los encontré por internet. Lo de los blogs, el banco, hacer la declaración, pedir cita para el pasaporte, comprar vuelos, coger hora para el médico.. ya ni se lo cuento...

Bienvenido otra vez!

cat-a dijo...

Si...

¡¡Gracias internet!!

Porque contigo me paso los juegos de la NDS.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

cat-a dijo...

Por cierto, mira el hotmail que te he escrito una cosa importante

Fernando dijo...

De mi paso por la Expo Zaragoza 2008, dos espeluznantes datos son los que se me quedan grabados en la memoria para siempre: 1200 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable y 2600 millones no tienen acceso al saneamiento individual o colectivo: quiere esto decir que defecan al aire libre.
De todo esto y mucho más se ha hablado tanto en las Semanas Temáticas de la Expo –conferencias de expertos de todo el mundo- así como en el Pabellón de las Iniciativas Ciudadanas (de las ONG).
Gracias al proyecto Global Development Learning Network (GDLN) la gente pudo participar en los debates desde los países más remotos sin tener que desplazarse, mediante Webstreaming. Cierto es que en ocasiones el sonido de las intervenciones que he tenido que interpretar se asemejaba mucho a una psicofonía, pero bueno… por la causa uno hace esfuerzos sobrehumanos de comprensión.
Por cierto, al final no me llamasteis. ¿No pasasteis por ZGZ?