11 de marzo de 2008

Un minuto de silencio

Hoy, después del recreo, en clase de Cono. Aunque yo no lo he mencionado -pero lo sabía, voy escuchando la radio por las mañanas-, una de mis alumnas:

- Profe, ¿y por qué no guardamos un minuto de silencio?

- Es una buena idea. ¿Sabes por qué?

- Por lo del terrorismo.

- Hoy hace cuatro años que Madrid sufrió el mayor ataque terrorista de toda su historia. Hubo muchos muertos. Muchas familias que se quedaron sin hijos, sin hijas, sin hermanos, sin hermanas, sin padres, sin madres, sin abuelos, sin abuelas

Uno de ellos:
- Sin bisabuelas, sin bisabuelos...

- ¿Queréis que lo hagamos? ¿Lo decís en serio? Es una cosa muy seria, no se pueden hacer bromas con algo tan trágico.

Una de ellas:
- Sí, profe, yo cuento, que tengo reloj.

- De acuerdo. Vamos a ponernos de pie todos, y estaremos un minuto sin decir ni hacer nada. Sólo pensando en todas esas pobres familias. En todas.

Sólo en algunos campos de fútbol (de Inglaterra, no de España) se guarda un minuto de silencio como lo hace mi clase. Pero, lo mejor de todo, es que no he sido yo quien lo ha propuesto.

11 comentarios:

Passatino dijo...

Igualito que el otro día en el partido del Athletic de Bilbao contra no se quién: iban a guardar un minuto de silencio en memoria del ex-concejal socialista Isaías Carrasco asesinado por ETA el pasado viernes y el minuto quedó reducido a ocho segundos. Es lo máximo que aguantaron sin berrear. Bochornoso!
Menos mal que con maestros como tú la sociedad será mejor dentro de unos años.

Irreverens dijo...

Me alegra muchísimo escuchar cosas así.
:)

Un beso.

Rodros dijo...

A qué edad se deja de ser sensato y se convierte uno en un burro?
Porque un chaval puede hacer trastadas mil, pero si le pones algo serio delante, y está convencido de que es realmente importante, se convierte en un ser fuerte, íntegro y combativo.

Paco Bernal dijo...

Hola a todos! Me parece muy bien que los chavales guardaran un minuto de silencio y que les saliera del corazón. Y es una lástima que eso no se conserve durante toda la vida.
Pero también, le contesto a Rodros que no es que nos convirtamos en burros, es que nos convertimos en cínicos cuando nos damos cuenta de que hay personas que, con la cara seria, y diciéndonos que es algo importante, para provocar ese sano espíritu combativo, nos venden motos que luego tenemos que pagar.
Es el precio de tener espíritu crítico.
Abrazos

con Ka dijo...

Tus alumnos han demostrado mayor madurez que muchos adultos 'respetables'. Que sigan así por muchos años.

Cat-A dijo...

Yo el día del 11-M tenía 7 años y tenía mucho miedo de que los terroristas vinieran a mi casa y me mataran. Además, ese día en el cole nos tocaba "Escuchar la radio", y lo escuché todo sobre el 11-M.
Me da miedo, pobre gente, espero que todos los que lean este comentario guarden un minuto de silencio por esta tragedia. Yo cuento el tiempo, como en clase...

Mariano Zurdo dijo...

Mi admiración hacia tus alumnos y mi adhesión a ese minuto de silencio.

Anónimo dijo...

Una información adicional para mújol y sus alumnos: entre las víctimas del 11-M había un cadalseño, Eugenio, que dejó mujer, hijo e hija.
Otra información para Passatino: lo del otro día en La Catedral del fútbol, aunque resulte bochornoso para algunos, hay que observarlo en su justa medida. Era la primera vez que se convocaba un minuto de silencio en este campo de fútbol, y según los periodistas del Carrusel Deportivo de la SER, el seguimiento fue masivo, aunque interrumpido por las protestas ruidosas de esa minoría. No justifico para nada los abucheos y soy de las personas que acude regularmente (cada vez menos, afortunadamente) a las concentraciones silenciosas. Por eso, me parece un gran gesto por la paz que el residente del Ath. Bilbao se atreviese a convocar ese minuto de silencio y creo que hay que apreciárselo.
Un saludo a todos y sobre todo a tus niños.

esther dijo...

Pues yo también voy a añadir algo: Desde mi respeto y adhesión hacia las víctimas del terrorismo "político", pediría un minuto de silencio también por cada mujer víctima del terrorismo "machista", en los colegios, en los campos de fútbol y en todas partes.

Mújol dijo...

Anónimo, no lo sabía. Nadie me lo ha dicho. De haberlo sabido, hubiera sido yo el que propusiera hacerlo. Gracias por tu comentario.

Ibán dijo...

Impresionante lo de tus alumnos. Debe de ser muy bonito cuando la vida te regala un instante tan emotivo como ese...vamos, que te hace recuperar la fe en la estirpe humana.
Saludos desde el Mediterráneo.