15 de febrero de 2008

No tiene palabrotas

escatología2.
(Del gr. σκῶρ, σκατός, excremento, y -logía).
1. f. Tratado de cosas excrementicias.

Debería decirlo aquí con la misma naturalidad con que lo hago en clase. De modo que voy a decirlo, sin más. Hoy voy a hablar de leer haciendo caca.

Fue ayer, en un ataque desesperado -me desespero frecuentemente con ellos- de animación a la lectura. Desde que estudié Magisterio -para que os hagáis una idea de hace cuánto, una tarde, estando ya en el segundo año, nos dijeron que nos fuéramos a casa, que había un golpe de estado...- siempre he escuchado la expresión "animación a la lectura". La verdad es que, como diría el ex-presidente de Anaya, "está muy bien traído". Une la palabra "animación" con la palabra "lectura". Fantástico. ¿Y ahora qué? ¿Cómo se anima a la lectura? Se supone que, una vez terminado Magisterio, aunque no seas un experto, sabes algunas cosillas sobre cómo animar a la lectura. Ahora que son cuatro años en vez de tres, espero que sepáis más cosas sobre cómo animar a la lectura. Cuando mis hijos eran pequeños, mis hijos aprendieron, perdón, se animaron a la lectura (trabajé muchos años en Anaya) con una revista para niños, la colección Leo, leo. (Que creo que es de SM, en fin, las paradojas).

Quizá, para algunos que no hemos llegado nunca a ser Licenciados -y, por tanto, a no poder aspirar a un puesto de Licenciado en la empresa privada-, es decir, para nosotros los maestros, sólo nos de para una cosa. Quizá no sepamos, algunos, no todos, animar a la lectura. Para ser maestro quizá sólo es necesario saber lo importante que es leer.

Leemos en voz alta todos los días. Leemos todo lo que podemos (que no es nada). Y hoy me he visto diciendo (gritando):

¡¡¡¡HAY QUE LEER SIEMPRE!!!! ¡¡¡¡¡TODOS LOS DÍAS!!!! ¡¡¡¡ME DA IGUAL, EL MARCA, EL CALENDARIO, EL LIBRO DE LA BIBLIO!!! ¡CUANDO VAYAS A DORMIR, DESPUÉS DE COMER, DA IGUAAAL

¡¡¡HASTA HACIENDO CACAAAA!!!

10 comentarios:

mjq dijo...

Tienes toda la razón, lo que pasa es que hoy, en vez de llevarse al baño el libro, se llevan la nintendo o la psp.
De todas formas hay que animar a la lectura también con el ejemplo y no solo en clase.
Es que los libros son un vicio para mí.

Paco Bernal dijo...

Yo, personalmente, me sentiría incapaz de animar a nadie a leer, porque no sabría...A mí es que no me animaron, es que no hizo falta...Fui raro hasta para eso. Me acuerdo de haber abierto la primera página de la cartilla y haber pensado, mientras mi madre me juntaba las letras "Joé, pero qué fácil..." y nada, a tirar millas.
También te digo, amigo Mújol, que quizá hubiera que explicarle a los chavales (y a los animadores) que el concepto de "lectura" ha cambiado un pelín de un tiempo a esta parte.
¿O es que esto que estás haciendo con mi comentario no es leer?
Un abrazo,
P.

Rodrigo dijo...

DIOS SANTO!!! EL LEO LEO!!! Qué grande!! Yo los tenía todos (era muy pequeño) Recuerdos pocos, sólo un oso de peluche rosa

El día del golpe yo apenas tenía 6 meses ^_°

Mújol dijo...

Gracias Paco. Por eso hacemos El Correo de Cadalso.
Aprovecho para decir otra cosa (no sólo a ti, Paco). No me importa volver a pedirlo -no es para mí, es para ellos-, necesito más comentarios (buenos) a todos sus artículos (o posts).

Irreverens dijo...

Vale, Mújol, me iré pasando por el Correo a comentar.
:)

A mí tampoco tuvieron que animarme a leer pero también es cierto que mis padres, ambos dos, han leído siempre. Supongo que el ejemplo ayuda pero algunos ya llevamos ese algo dentro que hace que las letras nos cautiven.

Suerte con la animación a la lectura.

Y buen fin de semana.

Mújol dijo...

Lo siento, no puedo evitarlo.
Gracias a ti, Irre. Y buen fin de semana a todos.

Paco Bernal dijo...

La verdad es que el Correo de Cadalso merece la pena. Me lo he pasado muy bien leyéndolo. Y comentándolo también. Aunque me gustaría que dijeras a tus alumnos que no he podido dejar comentarios en todos los posts porque, como escribo mucho cada vez, no me da tiempo.
En fin, un abrazo,
P.

Alba dijo...

Yo sí que leo haciendo caca...

¿Qué pasa?

Clandestino dijo...

Yo tengo un problema, bueno, más de uno, y no me estoy refiriendo a nada escatológico. La cuestión es que recuerdo cuando yo era pequeño, y no me gustaba leer. Pasé la primera época, como la mayoría de los niños, en que sí que leía, y lo disfrutaba, pero después.., después se perdió, hasta recuperarla de adulto (sí, soy adulto). Creo que es muy importante que alguien te ayude a elegir lecturas. Yo no tuve esa suerte, supongo que por eso me pasé mucho tiempo sin leer.

P.D.: Yo cuando hago caca, sólo leo si el libro es tan interesante que no puedo dejarlo ni un segundo, y eso no es muy a menudo.

Anónimo dijo...

Hablando de leer, he leído los últimos artículos por si me los preguntas el sábado.Me preocupa, como a tí, el tema de que lean; pero me preocupa mucho más que haya que medir la velocidad lectora con un cronómetro. El placer de leer no es comporable al de la velocidad. Lo importante es leer con sentido, tomando bien las comas, los puntos, las............