11 de agosto de 2015

Comunicación

En todas las empresas privadas en las que he trabajado (Coritel, Anaya, Ecuality, EresMas…) había un departamento de comunicación. Y eso desde hace años, mucho antes de que internet existiera. La gente de esos departamentos se dedicaba a contar quienes éramos y a qué nos dedicábamos; y para eso las grandes compañías siempre han destinado un importante porcentaje de presupuesto.

Un organismo público, como por ejemplo, una escuela, —aunque sea la más pequeña de la Sur—debe tener también su estrategia de comunicación. Comunicación con sus alumnos, con los maestros,  con las familias, con la administración y con los usuarios anónimos. La gestión de ese organismo público debe dedicar esfuerzos en proporcionar e incentivar la comunicación, en todos los soportes. Porque esta última cuestión, la del soporte, es la que ha sido, desde siempre, la que ha marcado la pauta. ¿Compatible con Mac? ¿Con Windows? ¿Y con UNIX? ¿PC, tablet, teléfono móvil? Con el presupuesto del que dispongan, los departamentos de comunicación deciden dedicar una cantidad a cada una de estas cuestiones.

El problema es que hay que mantener actualizada la información, y atender a los varios soportes. Aunque sigo pensando que no hay nada mejor que un MacBook Pro, o al menos un portátil apañao, cada vez hay más gente con teléfonos y menos ordenadores en casa. Lamentablemente, tengo la impresión de que hay más guasap y menos mail. Y eso afecta, lógicamente, a mis alumnos. Aunque no tengo los datos, estoy seguro de que El Correo de Rozas de Puerto Real tiene más visitas desde móviles que desde pc's. Y no es lo mismo verlo en un móvil que en un pc, por una sencilla y rotunda cuestión: la pantalla del móvil sigue siendo pequeña para muchas cosas. O al menos es lo que pienso yo, que ya voy teniendo una edad. En el móvil lees el artículo de cada niño, pero no tienes una visión global, sino individual. No es lo mismo, y me da mucha rabia.

Aún así, ya tengo preparados los códigos QR del periódico (un link al periódico), y los del cole (una vcard con todos los datos del cole). Los incluiré en la primera carta a los padres. Y a partir del próximo número impreso incluiremos el código QR en la mancheta. Y, además, voy a plantear al claustro una cuestión sobre la que me gustaría reflexionar: ¿deberíamos seguir prohibiendo a los niños el uso de móviles en la escuela?


1 comentario:

Peter Parker dijo...

Peligrosa reflexión compañero.