13 de octubre de 2008

La Peña Muñana

Gracias a la amplia difusión y éxito sin precedentes que ha tenido la publicación en internet de El Correo de Cadalso desde su inicio -cumple ahora un año-, esta localidad de la Comunidad de Madrid, Cadalso de los Vidrios, es ya muy conocida. Aún así, si alguien tiene interés en saber por qué somos de pueblo, pero por qué también de Madrid, os escribo este artículo. Entiendo que, principalmente a los que me leen desde fuera de la Comunidad de Madrid (Bilbao, Viena, Lisboa...) esto les resulte paradójico: o eres de pueblo, o eres de Madrid. La ya eterna expresión "Conocimiento del Medio", bautizada, también eternamente, como "Cono" propone conocer, al menos sucintamente, la geografía de nuestra comunidad. De la comunidad de cada uno.

Desde aquí, desde la Peña Muñana, se ven las torres Kio (lástima que en la foto no se aprecien). Pero sentado aquí, a 802 m. de altitud, con una panorámica que te deja boquiabierto en todas direcciones (me gustaría poder hacer una imagen quicktime vr, una imagen como esta...) y siendo viernes, 11:30 de la mañana, me parece que las torres Kio no es que estén lejos, sino que no existen. Las torres Kio forman parte de los telediarios. Y sólo existen en la tele. Desde aquí no se ve ni el Hipercor, ni el Supercor, ni el Leroy Merlin, ni el Carrefour, ni nada de eso: están más allá, detrás de las montañas.

Desde aquí alcanzamos a ver, en un maravilloso día como el viernes pasado, San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo y, si sabes orientarte bien y tienes buena vista, Cebreros (Comunidad de Castilla y León, por tanto, otro "Cono").



Sentado -durante un segundo que me dejaron hacer la foto- en una mole de granito, de granito de Madrid, (con musgo, el musgo de verdad, el de Plaza Mayor en Navidades...) de dimensiones gigantescas.

5 comentarios:

mjq dijo...

Si miras hacia el sur se vé todo Toledo, que como dices: es otro "cono". Todos los años subimos al pico de la Peña Muñana, el día del Hornazo (Lunes de Pascua), y creo que son las mejores vistas que he tenido la suerte de poder ver, o por lo menos las mas sentidas, desde allí arriba se respira tranquilidad, y eso sí, aire puro.

Cristina dijo...

Qué gozada. Cómo echo de menos ese paisaje desde las (aburridas) llanuras de Brandeburgo.

Irreverens dijo...

Bien por Luisito (es que voy atrasada, jeje) y bien por esas vistas.
:))

Besos

CAT-A dijo...

Es precioso. Subo todos los años a la Peña Muñana y todavía me sigue asombrando. Subiendo te lo pasas de miedo (siempre diré que por el camino que fuimos es un rollo, por la parte más o menos de alante es mucho más divertido, escalas un montón y te pegas un montón de...) y arriba pareces un Dios, sobretodo cuando cojes la muchila y gritas:

¡¡¡¡AZUMBAGÜE!!!!

JOAKO dijo...

Cuando se estaba construyendo, justo al poner la bandera, me invitaron a subir a la torre sacyr, una de las cuatro torres de plaza de castilla, y las vistas desde allí erán simplemente sobrecogedoras, y Madrid de repente parece más pequeño.