6 de octubre de 2008

El español

Leo en El País que EE UU ya es el segundo país en hispanohablantes, pero -"no se puede confiar la supervivencia del español en su número de hablantes"- dice Elvira Lindo (también en El País).

Ni su supervivencia, ni su estado de ánimo, añadiría yo. Quizá sobreviva, pero no sabemos si estará triste, alicaído, sin ganas, sin lustre, sin brillo y.... ¡ay!, sin esplendor.

6 comentarios:

mjq dijo...

Seguramente estará mutándose en una especie de spanglish, que será el que se hable allí, combinado con una degenaración progresiva a la que le llevamos aquí;¡pobre!.

JOAKO dijo...

Todo lenguaje es un ente vivo, pero de evolución lenta, que baila la yenca, avanza y retrocede, incluso muta y da lugar a nuevos idiomas, dialectos,"limpia, ¿fija? y da explendor" es un lema acabado. Alea jacta est.

geminisdespechada dijo...

Cuando veíamos tantas telenovelas venezolanas yo pensaba que íbamos a acabar hablando como 'ellos'... pero parece que no.. quizás no sea tan malo el futuro del español..

Paco Bernal dijo...

Geminis despechada:¿Y qué tiene de malo el cómo hablan ellos?Los españoles de la pen¡insula no nos mentalizamos de que somos una minoría muy exigua dentro de los que usan el español para comunicarse...Además, tampoco creo que seamos un ejemplo de uso correcto, precisa (y desgraciadamente).
Para Joako: yo entiendo que lo de fijar y dar esplendor significa hacer el idioma lo más razonable y práctico posible. Por lo demás, completamente de acuerdo. Gracias a Dios los idiomas cambian y son plásticos, están vivos. Lo que hay que procurar es que no se empobrezcan. Que sirvan para comunicar pensamientos complejos, realidades variopintas y cambiantes.

geminisdespechada dijo...

Paco, no tiene nada de malo, igual que el español de EEUU tampoco tiene nada de malo, lo que digo es que seguramente sí que se puede confiar en la supervivencia del español, en todas sus variantes..

Irreverens dijo...

Yo soy bastante "radical" en estos temas. Hace años que digo que el catalán tiene los días contados, por ejemplo. Y cuanto más se empeñen en imponerlo, peor todavía.
Y el español, al igual que el inglés, cuanto más se difunda, más se contaminará de expresiones nada genuinas (por convivir con otros idiomas).

A mí no me parece ni bueno ni malo. Simplemente será.

Esta es mi humilde opinión.
:)