18 de noviembre de 2008

P y S

Tengo un amigo que, además de tocar el bajo eléctrico y la trompeta, es profesor de autoescuela. La verdad, ahora que lo pienso, la mayoría de mis amigos son profesores de algo: enseñan Música, Inglés, Literatura... y Manolo -así se llama- enseña a los demás a conducir. Es el bajo de la mejor banda de blues de El Tiemblo, la famosa Stiercol Blues Band. Lamentablemente, hace ya mucho tiempo que no nos salen conciertos (recuerdo aquí que soy el manager, si tenéis un garito, enviadme un mail), pero cada vez que quedamos para ensayar, es el mejor plan que uno pueda tener. Yo, que soy el único que no sabe tocar, me limito a escuchar. Soy el único del público. Soy, digámoslo así, el Brian Epstein tembleño. En el último ensayo, hace un par de semanas, donde estuvieron tratando de tocar temas nuevos y ampliar el repertorio, probaron con un arreglo de Killing me softly, de Roberta Flack. Como os podéis imaginar, disfruté como si se tratara de un concierto en directo, de un concierto de verdad. Óscar, nuestra estrella, se puso a tocar, primero la melodía, y más tarde se dió "un par de vueltas" haciendo solos, rasgándome el hígado con su saxofón.

Me pregunté, mientras escuchaba, si conocían la letra de la canción, si conocían la historia que cuenta la canción. Y me quedé pensando que tengo que seguir poniendo canciones en inglés a los niños. Aunque me de la impresión que no sirve para nada.

Pero os contaba lo de Manolo, el profe de autoescuela, porque hace ya meses me pasó algo, y, como tiene que ver con mi trabajo, me apetece contarlo aquí. Estábamos descargando el bajo y el ampli de su coche -de su coche de autoescuela-, y me fijé en un papel amarillo (un post-it) que había en el cristal, en el asiento del copiloto. Ponía "P y S". Durante un segundo, me quedé parado.
- Pe y ese. ¿Y esto qué es?
- Por favor y sonreír.
- ¿Por favor y sonreír? ¿Y qué significa eso?
- Lo tengo puesto para que no se me olvide.

Lo siento pero, alguien que pone "P y S" en su puesto de trabajo, aunque toque mal el bajo -que no es el caso-, tiene que ser, por fuerza, un pedazo de músico. Como lo es él.

5 comentarios:

Paco Bernal dijo...

Hola! Justo lo que necesitaba yo hoy, que he tenido un día que pa mí se queda :-) Por favor, pero más importante, sonreir. Por cierto, no sé si sabes la historia de Killing me Softly. Seguro que sí, pero la voy a contar porque mola por si alguien no la sabe.
Resulta que un día fue Roberta Flack a un concierto con el que, a la postre, sería el compositor de Killing Me etcétera. Y resulta que se quedó tan impresionada por el cantante, que le pidió a su acompañante que le escribiera algo con sus impresiones. Y así nació Killing me softly. Pero lo más chulo (y lo que demuestra que los caminos del arte son tan inescrutables como los del Señor) es que el cantante en cuestión era !Don McClean! El de American Pie. No te digo más.
La canción, es un pedazo de canción, por cierto. Independientemente de eso.
Y de lo de las canciones en inglés. No cejes, compañero, no cejes. Cuando yo era chico, mi profesora nos puso We are the World hasta cansarse. Y no ha sido sino hasta pasadas las décadas que yo he entendido la letra. Todo lo que se oye de niño se queda en la masa gris.
Un abrazo,
P.

Irreverens dijo...

¡qué buena idea!

Voy a empezar a repartir post-its por ahí.
:)

Rodros dijo...

A ver si mi jefe aprende español y lee tu post... la madre que lo parió. Y la primera canción de la que saqué la letra yo solito fue Hello Goodbye de los Beatles... ay! qué tiempos

esther dijo...

Me ecanta. P y S. Genial tu amigo. Es de los míos ( en cuanto a los posts en el coche). Yo llevo uno hace años, una cita de Benedetti que dice: "Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo".

JOAKO dijo...

Voy a poner un post it en el techo de mi cuarto, que diga hoy puede ser un gran día...