27 de agosto de 2016

Para septiembre

Esta es la primera vez que te escribo.

Espero ver tu cara cuando leas esto, pero no sé si aún estaré aquí llegado ese momento. Quiero que sepas que ya hace tiempo que estás en mis sueños.

Llevo meses caminado por la calle y viendo mujeres embarazadas, y mujeres con bebés en brazos. Sólo me interesan cosas como el foulard porta-bebés, la maxicosi, y una Yamaha de madera que he visto. Pero no es de eso de lo que quería hablarte.

Sólo quiero que sepas que desde el instante que supe que ibas a existir, justo en ese instante, te espero con impaciencia. Pienso contarte muchos cuentos, todos lo que me sé de memoria, y todos los que me inventaré para ti.

Te quiere tu abuelo.